buscar
Facebook corferias Twitter corferias linkedin corferias google corferias youtube corferias instagram corferias

ESP ENG

El dolor de las bestias y de los hombres

FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO - www.feriadellibro.com
sábado 4 de mayo de 2019

Quizá lo que llamamos progreso es en realidad la pérdida de la humanidad. A partir de esa premisa se desarrolló la conversación entre el autor francés Jean Baptiste Del Amo y el crítico colombiano Pedro Adrián Zuluaga. Una reflexión acerca del daño que la humanidad se hace a sí misma al lastimar a los otros seres vivos del planeta.

 

Del Amo es autor de Reino animal, una novela sobre una granja francesa y una familia que cría cerdos para el consumo humano. A partir de este escenario, el escritor describe las relaciones sociales, la fuerza del patriarca y la voluntad impositiva y violenta que demuestra el ser humano en situaciones morales en las que se pierde la humanidad. Sobre esto, Del Amo dijo: “soy un poco pesimista en cuanto a la condición actual del mundo. Hemos perdido la sensibilidad. Hemos perdida nuestra parte moral”.

 

El proceso de creación de la novela, según el autor, consistió en conocer el contexto histórico de la época (inicios del siglo XX): cómo se vivía en Francia en ese entonces, cómo se comportaban las personas del campo, cómo era el proceso de explotación agrícola e industrial. Luego, estuvo el proceso moral de los recuerdos y vivencias de los mataderos de cerdos, de los recuerdos infantiles y de la literatura clásica. “La poesía puede acercarnos a lo que es la muerte, a nuestra humanidad”, expresó el autor.

 

Cartas al viento

 

Un grupo de niños con y sin discapacidad rompieron, a través de las palabras, las barreras que parecen existir entre ambas realidades. Con el apoyo de la Fundación Saldarriaga Concha y del Instituto Nacional para Sordos (INSOR), en el marco de la Feria Internacional del Libro de Bogotá se desarrolló por primera vez el encuentro entre estos niños que se han escrito a través del programa ‘Cartas al viento’: un proyecto epistolar mediante el cual se escribieron más de 600 cartas. Este encuentro reunió a seis participantes, cuyas cartas fueron leídas durante el evento, mientras que el ilustrador Rafael Yockteng las dibujó.

 

"No hay límites para crear grandes cosas como estas, no importan las discapacidades, todos estos niños tienen sueños y deben seguirlos, estudiar lo que quieran y no lo que les digan los demás o su padres. Todos son capaces”, dijo Alexandra Ardila, promotora de Cartas al Viento.

Los seis niños, Juan Ospina, Angie Torres, Juan Sebastián Tabora, Pablo Vanegas Manuela Coronel y Owen Alejandro se conocieron y hablaron sobre sus experiencias al escribir y leer estas cartas.

 

“Yo me sentía muy angustiada, porque no sabía quién la iba a leer, estaba nerviosa de lo que iba a escribir y después le fui perdiendo el temor. Después leí la carta de Juan Esteban y leí que tenía dos mamás. Por eso, en el dibujo hay dos mujeres”, contó Angie Torres.


Alexandra Ardila quiere continuar con el intercambio de cartas entre estos niños, los cuales recibieron detalles de parte de pequeños y jóvenes de la comunidad indígena wayúu del departamento de la Guajira, como carteras y manillas elaboradas a mano.

FILBo Debates

 

El tema de este nuevo encuentro de discusión y reflexión versó sobre si las novelas, cuentos, poemas y ensayos nacionales han narrado el conflicto armado del país. O, si por el contrario, le han dado la espalda a la memoria histórica nacional. La mesa, titulada  ‘La literatura colombiana no ha ahondado lo suficiente en las heridas que el conflicto ha dejado en el territorio y la identidad nacional’, contó con la participación de los escritores Juan Cárdenas y Camila de Gamboa y de la antropóloga Myriam Jimeno.

 

Frente al postulado del evento, los autores coincidieron en que la literatura colombiana sí se ha hecho cargo de relatar la violencia, para poner “el dedo en la llaga” de lo sucedido. Así lo manifestó Cárdenas, para quien el problema consiste en que se narra la violencia desde sí misma, sin perspectiva ni reflexión o contemplación. “El arte desata fuerzas que están reprimidas, liberando energías dormidas que están en las sociedades, una de ellas la desobediencia”, expresó el autor caucano sobre la literatura que se ha atrevido a contar lo que ha pasado en el país.

 

Por su parte, Camila de Gamboa invitó a construir un relato colectivo sobre lo que ha pasado en el país, desde todas las miradas y lugares: “debemos construir una sociedad democrática, en la que no solo la literatura contribuya, sino todas las expresiones artísticas. Entre todos debemos aportar a la construcción de una cultura de paz, en la que se celebre la diferencia”.

 

 

¿Palabra o imagen? Booktube vs. Blog

 

Desde formatos opuestos, pero convergiendo en lo digital, las influenciadoras Kyoko SWords (booktuber) y Cindy Roa (blogger) participaron en la FILBo en un conversatorio en el que discutieron las nuevas formas que la crítica literaria ha tomado en el siglo XXI. 

Kioko Swords, con más de 20.000 suscriptores en su canal de Youtube, prefiere la espontaneidad a la hora de recomendar un libro. “Después de leer algo, realizo el video con una opinión muy personal. Rara vez hago uno con libreto, horas de grabación y edición, porque el resultado no es igual. Se ve hecho y la espontaneidad se pierde”, comentó la creadora de contenido.

Por su parte, Cindy Roa, autora del blog Si no le gusta, no lea, prefiere tomarse el tiempo para escribir y poder imprimirles a sus textos la pasión y el cariño que ella necesita. “No salto a Youtube porque prefiero el anonimato, soy cuidadosa y reservada. Y, a pesar que mi imagen no está en mi blog, la gente me reconoce”, expresó Roa que recibe 15.000 visitas diarias en su sitio web.

Los jóvenes hablan sobre botánica con Carlos Magdalena

Sobre la conservación del medioambiente, la preservación y cultivo de plantas nativas, del excesivo consumo de carne y trigo, de las formas de exportación y las operaciones de la industria alimenticia habló el botánico español Carlos Magdalena, más conocido como el ‘Mesías de las plantas’

Para Magdalena, que ha recuperado plantas extintas, el planeta se encuentra en una situación crítica. No solo por la evidente industrialización de alimentos, sino por esas personas que creen que el calentamiento global es una mentira y no un hecho. “¿Existe una enfermedad mental para negarse a aceptar algo que está evidenciado y comprobado estudios científicos?”, se preguntó el horticultor para hacer evidente el poco interés de algunas personas por proteger los ecosistemas de la Tierra.

“Estamos destruyendo hasta ecosistemas inhabitables”, puntualizó Magdalena y señaló que el ser humano es un dependiente tóxico del desarrollo urbano y económico.